jueves, 30 de mayo de 2019

¿Qué es la Vivienda Sostenible o Vivienda sustentable?

La Vivienda Sostenible o Vivienda Sustentable
Por Arq. Marco A. Romero

El proyecto Tandas de Vivienda plantea construir Viviendas Sostenibles, pero este concepto no está del todo definido pues aún hay algunas polémicas en cuanto al concepto. Por esto trataremos de definirlo brevemente.


El término “Vivienda Sostenible” se deriva del concepto “Arquitectura Sustentable” o “Arquitectura sostenible”, el cual se define en el Diccionario de la Real Academia de la lengua Española como: “El modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sostenible, buscando optimizar recursos naturales y sistemas de edificación de tal modo que minimicen el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes”.
A pesar de la precaución inicial del mundo académico a la hora de consensuar nuevos conceptos y su inclusión en el Diccionario de la Real Academia Española, se posibilitó traducir "sustainable" como "sostenible", acepción ya plenamente aceptada por esta institución. Por el contrario, el término «sustentable» no tiene relación alguna con este concepto, y se considera un anglicismo cuando se utiliza como sustituto de sostenible, a pesar de estar ampliamente extendido en América latina.

En el mismo sentido el concepto de “Arquitectura Sostenible” se deriva del concepto “Desarrollo Sostenible” utilizado por primera vez en el informe “Nuestro futuro común” presentado en 1987 en la ONU, por la primera ministro Gro Brundtland.


Origen del término Desarrollo Sostenible

El término "desarrollo sostenible" (del inglés: sustainable development) que la primera ministra noruega Gro Brundtland incorporó en el informe Nuestro futuro común (Our common future) presentado en la 42a sesión de las Naciones Unidas en 1987. «El desarrollo es sostenible cuando satisface las necesidades de la presente generación sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para que satisfagan sus propias necesidades» definió Gro Bruntland. En dicho informe se hacía hincapié en que el empobrecimiento de la población mundial era una de las principales causas del deterioro ambiental a nivel global. En 1992 los jefes de estado reunidos en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro se comprometieron a buscar juntos «... las vías de desarrollo que respondan a las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras de satisfacer las suyas».

El concepto del Desarrollo Sostenible, se basa en tres principios:
  1. El análisis del ciclo de vida de los materiales;
  2. El desarrollo del uso de materias primas y energías renovables;
  3. La reducción de las cantidades de materiales y energía utilizados en la extracción de recursos naturales, su explotación y la destrucción o el reciclaje de los residuos.

La arquitectura sustentable, también nombrada como arquitectura verde, eco-arquitectura y arquitectura ambientalmente consciente, es un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sostenible, buscando optimizar recursos naturales y sistemas de la edificación, de manera de minimizar el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Los principios de la arquitectura sostenible incluyen:
  1. La consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en que se construyen los edificios, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto.
  2. La eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, primando los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético.
  3. La reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables.
  4. La minimización del balance energético global de la edificación, abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil.
  5. El cumplimiento de los requisitos de confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones.

Vivienda Sostenible (Vivienda sustentable)
Consideramos que una vivienda sostenible es aquella que:
  • 1. Respeto del lugar: Respeta en lo más posible el medio ambiente, contexto urbano y social; 
  • 2. Diseño de edificio adecuado y novedoso: Ofrece resguardo, salud y seguridad al usuario; seleccionar materiales y sistemas constructivos adecuados, para mantener una relación de largo plazo con entre el usuario y el desarrollador y debe responder a las necesidades del usuario.
  • 3. Financieramente sostenible: accesible para la población, especialmente la de bajos recursos, sin que deje de ser un buen negocio; una vivienda adecuada que no desgaste la economía, la energía y el tiempo de los usuarios; que sea incluyente, para ser atractiva entre usuarios y para inversionistas de cualquier nivel socioeconómico.
Como se puede observar se incluye el tema económico y el tema social como parte fundamental del concepto, especialmente porque, aunque son temas muy recurrentes cuando se habla de desarrollos habitacionales, [1] la realidad es que el modelo de financiamiento a base de hipotecas ha resultado desastroso para muchas ciudades (México) y con graves consecuencias económicas para sus habitantes.

Para efectos contractuales se establece que además de comodidad, funcionalidad y calidad constructiva, las viviendas deben incluir, desde su diseño, sistemas para ahorrar agua, aprovechar la iluminación natural, gestionar adecuadamente de residuos sólidos e implementar, en la medida de lo posible, sistemas de energías alternativas, aprovechar el clima local, optimizar recursos, seleccionar materiales locales y de bajo impacto, disminuir el consumo energético, considerar el edificio como algo vivo, que interactúa positivamente con su entorno inmediato y además de ser negocio como empresa, también debe ser financieramente sostenible para los habitantes.

El programa arquitectónico así como las bases de concurso, para diseño de edificios, deberán integrar todos estos conceptos en sus requerimientos. Los arquitectos interesados en realizar proyectos arquitectónicos tendrán la obligación de cumplir con el espíritu del concepto.

Finalmente, tiene la intensión contribuir a mejorar el contexto urbano, social y no debe representar un daño económico para el usuario. Debe mejorar la calidad de vida de las personas en la ciudades.



Nota 1. Cuando no referimos a la mala calidad y daño urbano, nos referimos a la "Vivienda de Interés Social" de la periferia, sin embargo, también ha sucedido algo parecido con la vivienda residencial en la ciudad. Prueba de ello son los edificios que modifican el uso de suelo, invaden áreas naturales protegidas, corrompen autoridades, violan reglamentos de desarrollo urbano y generan barreras entre la población de diferentes cases sociales.